Blog

Botox®, hechos y leyendas por la Dra. Mariela Barroso


(Comunicados de Prensa) Método Reabel, belleza con base médica

Uno de los temores más frecuentes que presentan las pacientes que se disponen a tratarse las arrugas y surcos faciales, es el de que el tratamiento les haga perder la naturalidad de su rostro, y que su cara pueda quedar inexpresiva e hinchada.

Nuestro trabajo, en la consulta de la Dra. Mariela Barroso, consiste, por una parte, en explicar a las pacientes las diferentes técnicas existentes y los productos disponibles para mejorar la apariencia del rostro, y por otra, eliminar todas esas creencias que forman parte de las llamadas leyendas urbanas, en este caso en torno al Botox ®.

La Toxina Botulínica, conocida generalmente por uno de sus nombres comerciales, el de BOTOX®, tiene la capacidad de producir una relajación muscular localizada, propiedad de donde deriva su uso médico en el tratamiento estético de las arrugas faciales.

Existen 7 tipos diferentes de Toxina Botulínica cuyas denominaciones va desde la TbA hasta la TbG. El sub tipo más usado en Medicina Estética es la tipo A.

El efecto farmacológico de la TbA tiene lugar en el sitio donde se unen los filetes del nervio periférico y el músculo. Élla actúa de forma local, bloqueando el impulso nervioso, lo que se traduce en una relajación muscular. El efecto final es un bloqueo químico temporal, sin producir lesión física alguna en la estructura nerviosa. En ningún caso producirá aumento de volumen.

Entre las recomendaciones generales de las agencias de vigilancia de medicamentos tanto europeas como americanas cabe destacar las siguientes:

- Los medicamentos a base de TbA sólo deben ser administrados por médicos con la experiencia suficiente, e incluir el uso del equipo necesario (esto implica que debe realizarse dentro de una clínica)

- No debe utilizarse en mujeres embarazadas o con sospecha de embarazo

- No deben utilizarse durante la lactancia materna

- Debe informarse al médico si está tomando antibióticos

- Debe informarse al médico si padecen problemas nerviosos o musculares

Los ensayos terapéuticos con la TbA se remontan al año 1973, de manos del oftalmólogo americano Alan Scott. Este médico comenzó a utilizar la TbA en el tratamiento del estrabismo, inicialmente en primates no humanos y desde el 1980 en humanos. Adicionalmente, existen varios estudios clínicos que avalan el uso de la TbA como un tratamiento seguro y eficaz para problemas musculares, en especial como tratamiento corrector del estrabismo y la distonías focales. También se utiliza la TbA para tratar la incontinencia urinaria en pacientes parapléjicos. La principal ventaja en estos pacientes es que sólo tiene que aplicarse cada 6-9 meses.

Cada día se desarrollan nuevas aplicaciones clínicas de la TbA como en caso de pacientes con sudoración excesiva (hiperhidrosis). En este caso la toxina logra relajar la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo así la aparición de sudor en las zonas tratadas (axilas, manos y pies). Después del tratamiento el paciente puede realizar sus actividades de manera normal. La disminución de la sudoración suele aparecer entre el cuarto y séptimo día y los efectos suelen durar entre 6 y 10 meses. El coste del tratamiento de la hiperhidrosis suele rondar los 800 euros.

La TbA se considera hoy en día como uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas (ritidosis). Tras su infiltración con una aguja extra delgada, por debajo de la piel, produce una relajación del movimiento muscular. Con este efecto lo que se busca es que se suavicen las arrugas, proporcionando un aspecto más juvenil y descansado del rostro.

El efecto cosmético temporal de la TbA es de aproximadamente 6 meses, lapso después del cual si la paciente lo desea puede renovar la dosis.

Rara vez se han presentado casos con efectos secundarios. El coste del tratamiento de la ritidosis suele rondar los 200 euros por zona a tratar e incluso existen en el mercado opciones de tratar en una misma paciente 3 zonas por 480 euros.

Para el uso terapéutico en Medicina Estética, la TbA viene en presentaciones de 50 unidades por frasco. Las dosis tóxicas se consideran que son de 2.800 unidades. Es decir, 28 veces más que la dosis terapéutica. De allí la seguridad de la dosis utilizada en la corrección estética de la ritidosis.

Autora: Doctora Mariela Barroso Vásques, Médico Cirujano y Máster en Medicina Estética

Método Reabel ®, belleza con base médicaConsulta Dra. Mariela Barroso

España
c/ Fernando el Católico, 23
28015 Madrid
Tel.:+ 34 91 275 50 14 Móvil:+ 34 627 984 368

Venezuela
Urb. La Alegría, c/150, N° 100-223
2001 Valencia
Tel.:+ 58 241 825 53 39
Móvil:+ 58 414 421 84 84

Email: info@metodoreabel.com
Blog: http://metodoreabel.blogspot.com
Web: www.metodoreabel.com

El MÉTODO REABEL ®, belleza con base médica, es un protocolo médico diseñado para abordar en forma lo más natural las afecciones en la Salud Estética de la mujer. Una manera profesional de ayudar a la mujer a mejorar su salud estética, de forma lo menos invasiva posible y asegurando la viabilidad y el éxito de los tratamientos.

Divulgación a cargo de Markarte, agencia de marketing y comunicación (www.markarte.net).




A %d blogueros les gusta esto: