Blog

Casi dos millones de niños españoles de entre diez y quince años tienen móvil


(Comunicados de Prensa) Los padres no pueden controlar el gasto del móvil

En España hay varios millones de padres a los que se niega el derecho a controlar el gasto que hacen sus hijos con el teléfono móvil. Las grandes operadoras dan la opción de que utilicemos el prepago, pero si nos referimos al contrato, es muy difícil controlar el consumo porque no se pone un límite que impida seguir llamando.

Las operadoras consultadas aducen que ellas avisan de que se ha llegado al límite permitido. Envían miles de mensajes cada día en toda España a nuestros hijos advirtiendo que se ha rebasado el consumo establecido. El problema es que se puede seguir llamando.

En España hay dos millones y medio de niños con edades comprendidas entre los diez y los quince años. De ellos, el 66,7 por ciento dispone de teléfono móvil, según la última encuesta del INE sobre Equipamiento y Uso de Tecnología de la Información y Comunicación en los hogares en 2010.

A muchos de estos adolescentes, sus padres en el ejercicio de sus derechos y obligaciones como responsables de su formación y educación, les ponen un límite en el gasto del móvil. Pero eso no significa que cuando llegan a esa cantidad establecida se les impida seguir llamando. Ni mucho menos; como mucho se les avisa de que han llegado al máximo permitido.

Y claro, un adolescente que escuche o vea ese mensaje es posible que no se preocupe lo más mínimo y siga gastando. Esto significa que a los padres les puede llegar una factura de decenas, cientos o miles de euros. Y todo porque no se legisla adecuadamente ni se obliga a las operadoras a que corten el servicio para el envío de llamadas de los teléfonos, igual que ocurre con las empresas, que sí pueden ejercer su derecho a que no se siga consumiendo cuando se ha llegado al límite.

Adicciones Digitales ha consultado con diferentes operadoras y la mayoría de ellas han señalado que el aviso del gasto máximo se produce, pero que se puede seguir llamando. Alguna ni siquiera ha sabido dar una respuesta a la pregunta.

Según Juan Romero, portavoz de Adicciones Digitales, “se trata de defender nuestro derecho a gastar única y exclusivamente lo que queremos y podemos pagar, pero no más, y para eso tienen que intervenir los Poderes Públicos. Ahora, con una campaña electoral en ciernes es un buen momento para que los partidos políticos se posicionen al respecto”.

Adicciones Digitales es una organización que imparte charlas, conferencias y organiza seminarios dirigidos a adolescentes, jóvenes, padres, profesores y profesionales en general con el fin de mostrarles cómo hacer un uso saludable de la tecnología. Realiza sus actividades en colegios, universidades, centros sociales y empresas, tanto en la Península como en las islas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

También organiza campañas de concienciación social sobre el uso de la tecnología. Dos de las últimas han sido para prevenir a los padres sobre la existencia de miles de blogs que promocionan la anorexia y la bulimia, y sobre el uso que los adolescentes dan al teléfono móvil durante la noche, mientras sus padres duermen plácida y confiadamente.

Estas operadoras que no cortan el consumo de nuestros hijos, son las mismas que a través de las inmisericordes campañas de publicidad, que venimos sufriendo durante los últimos años en nuestro país, han logrado convertir el móvil en un objeto indispensable para nuestros hijos. Y no solo para llamar, sino para conectarse a Internet.

Porque otro dato importante es que el 87,3 por ciento de los niños entre diez y quince años son usuarios activos de Internet, ya sea través del móvil, del ordenador o de cualquier otro dispositivo a su alcance.

Lo que hay que lograr es “que todas las operadoras entren en razón, cumplan con su responsabilidad social y permitan a los padres ejercer sus derechos igual que los pueden ejercer las grandes empresas con las que tienen contratos y que sí cortan las llamadas cuando se llega al límite”, concluye Romero.




A %d blogueros les gusta esto: