La proliferación de empresas ajenas al sector de los préstamos privados, pero que operan como tales, dañando gravemente la imagen de una actividad perfectamente legislada lleva a Clifford Auckland Consultores a poner en marcha una nueva campaña que advierta al consumidor, con el fin de limitar al máximo la piratería y abusos por parte de empresas que no cumplen el mínimo requisito ético y legal y dañan considerablemente la imagen, tanto de los prestamos e hipotecas de capital privado, como de las empresas que si operan con todas las garantías y requisitos exigidos por la ley.

La campaña puesta en marcha por la consultora reivindica la imagen de las empresas de préstamos de capital privado y busca ofrecer al consumidor una información clara e inequívoca de una actividad financiera, las hipotecas y rehipotecas urgentes, que viene operando durante años en España con total transparencia y garantías para sus clientes, frente a la proliferación de “chiringuitos” de prestamistas de dinero. Para ello Clifford Auckland Consultores intensifica la información al consumidor, destacando la importancia de exigir, desde un principio y en todo momento, el cumplimiento de la Ley 2/2009 de 31 de marzo, que regula la actividad. Al mismo tiempo recomienda a los interesados en los préstamos e hipotecas urgentes que exijan a las empresas prestamistas una información previa que incluya y concrete la tabla de tarifas aplicable, el contrato de arrendamiento de servicios y un documento de protección de datos de carácter personal. Por supuesto, invita a huir de las empresas que cobren cualquier concepto por adelantado o exijan cantidades en concepto de tramitación sin haber firmado con anterioridad los correspondientes contratos. Empresas cuya publicidad pueda inducir a generalidades y soluciones milagrosas y que no muestren, de forma inequívoca y clara, sus servicios y condiciones. Por último, recomienda solicitar asesoramiento de consultoras acreditadas con una trayectoria reconocida y avalada por los años y, en el caso de producirse cualquier tipo de duda o sospecha de irregularidad, acudir y denunciar en los organismos oficiales competentes.