El pasado jueves se puso en funcionamiento el nuevo repetidor de telefonía móvil en la Sierra de Altamira en los límites de las provincias de Toledo y Cáceres y que garantiza la señal para móviles en el trayecto final del Camino Real de Madrid y Toledo a Guadalupe.

Con este avance tecnológico se logra dar asistencia a los peregrinos que recorrían este Camino y hasta ahora tenía esa laguna al final del trayecto.

Este logro aparte de la seguridad que presta va a permitir que se inicien y estudien en breve las posibilidades de inversión en la zona para la construcción de albergues o casas rurales que permitan dar cobijo tanto a peregrinos como cazadores.

Desde la Asociación de Amigos del Camino Real de Guadalupe, www.acrg.es felicitamos a la compañía instaladora por esta facilidad que dinamizará dicho Camino.