Blog

Cómo la implementación de metodologías Six Sigma conduce a un crecimiento sostenido


La mayoría de los profesionales de Six Sigma han demostrado tener éxito con el uso de las metodologías para mejorar los procesos operativos, las ventas y todos los procesos de negocios. Esto se ha traducido en un mejor desempeño comercial y en la realización de productos o servicios de calidad, reducción de costos, simplificación de procesos y crecimiento empresarial sostenido. Independientemente del proceso de crecimiento en el que la empresa utiliza las metodologías Six Sigma, contiene cuatro áreas de actividad distintas.

Estas áreas incluyen; Generación y selección de ideas, validación de mercado, desarrollo de casos de negocio y comercialización dirigida. Se ha dicho que la validación del mercado según varios hallazgos de la investigación es la principal entre las razones de los fracasos del proyecto. La aplicación de las metodologías Six Sigma ayuda a definir la oportunidad de mercado y permite que quienes lideran el proceso describan claramente las fuerzas que tienen mayor probabilidad de impactar el crecimiento del negocio.

Tener un entendimiento del concepto six sigma es vital para el crecimiento sostenido del negocio. Es una metodología estratégica y una filosofía de gestión que apunta a tener estadísticamente el 99,9996% de productos libres de cualquier forma de defecto. Este nivel de resultado se logra al establecer objetivos muy altos antes del inicio de cualquier proyecto. El objetivo de implementar la metodología es eliminar los defectos de una manera bastante sistemática y obtener los productos o servicios lo más cerca posible de la perfección.

Si uno es lograr los resultados deseados mediante la implementación de seis sigma, entonces una empresa no debe producir más de 3.4 defectos en cada millón de oportunidades. Las metodologías permiten defectos que son casi insignificantes y el análisis de confiabilidad tiene la mayor importancia. La confiabilidad normalmente se mide en base a las fallas del proceso de negocios y eso a su vez representa defectos dentro del proceso de confiabilidad. Una vez que se identifican los fallos, se eliminan y eso conduce a procesos comerciales mejorados.

Para garantizar un crecimiento sostenido del negocio, las metodologías Six Sigma deben integrarse con procesos de confiabilidad, y así garantizar un análisis exhaustivo de los datos, el desarrollo de nuevas estrategias, el mantenimiento de las estrategias desarrolladas, la detección de diseños defectuosos y la forma de mejorarlas. Cuando hay una integración impecable de las metodologías sigma y el proceso de confiabilidad, entonces la empresa puede estar segura de obtener el crecimiento y desarrollo empresarial deseado deseado.

Las fortalezas de ambos procesos deben vincularse y alinearse correctamente, y una vez que se haga eso, se obtendrán valiosos conocimientos que ayudan a resolver problemas difíciles. Mantener el rendimiento de six sigma puede no ser una tarea fácil, por eso la integración de diferentes prácticas que ayudan a mejorar los diversos procesos de negocios puede ser de gran beneficio.