Blog

Comportamiento de los gatos recién nacidos


(Comunicados de Prensa) A diferencia de otras especies que, por ejemplo, en muy poco tiempo pueden caminar y seguir a sus madres, cuando los gatos nacen aún no están completamente desarrollados, y llegan al mundo ciegos y completamente desvalidos.

Por lo general, una gata sana dará a luz entre cuatro y seis gatitos. Cuando la gata está a punto de parir, es común que busque un nido o un espacio que ella considere seguro para dar a luz sus crías. Por ejemplo, si en el hogar hay perros, aunque se lleven bien con los gatos de la casa, la gata
puede interpretar que podrían ser una amenaza para sus cachorros, y tratará de buscar un alejado de ellos para que sus bebés nazcan.

Cada parto es variable en cuanto a su duración, y si bien la gata, en la mayoría de los casos, se arregla sola, será necesario estar atentos al desarrollo de los acontecimientos. Puede suceder que la gata esté muy cansada cuando lleguen los últimos gatitos, o que alguno esté en mala posición y quede trabado en el canal de parto. Si vemos que tarda más de dos horas y no logra dar a luz, será conveniente hacer una consulta veterinaria.

La gata se come la placenta de cada gatito y los ayuda a nacer, rompiendo la bolsa y comiéndosela también. Ella misma corta el cordón de cada bebé. Salvo por un sangrado que es inevitable, después del parto la gata y los gatitos deberán lucir limpios. Es conveniente entonces que el lugar utilizado por la gata para dar a luz se limpie adecuadamente poniendo una toalla limpia y dejando así a la familia en un espacio confortable y seco.

Los gatitos deberán mostrarse activos desde un comienzo. La gata se encarga de lamerlos vigorosamente para limpiarlos, secarlos y estimularlos. Por ello, es muy importante dejar a disposición de la mamá gata su comida y agua, de modo que pueda coger fuerzas para así alimentar y ocuparse de sus hijos. En cuanto a la alimentación, existen alimentos específicos para gatas que está amamantando y son muy aconsejables, ya que contienen todos los nutrientes necesarios para la gata y sus cachorros.

A los pocos días de haber nacido, los bebés abren sus ojos. Aunque en los primeros días de vida no pueden caminar, los gatos se las ingenian para moverse hacia la teta de la mamá, y lucharán unos contra otros por las glándulas que produzcan más leche.

Si se trata de gatos domésticos será muy sencillo acercarse a la madre y poder cuidar de ella y de sus hijitos, mientras más complicado será con gatos en la calle que percibirán el acercamiento humano como una amenaza.

http://www.egatoencasa.com/




A %d blogueros les gusta esto: