Blog

Conservar nuestros recuerdos en álbumes de foto


Existe un momento en el que nos damos cuenta que queremos conservar de la mejor forma nuestras instantáneas. Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Cuál es el mejor método? ¿Ãlbumes de foto? ¿En una caja? ¿En formato digital? Aunque no lo creamos, esta decisión puede ser muy importante y marcar la diferencia entre que nuestros recuerdos estén a salvo o no.

albunes de foto

Aunque no nos demos cuenta, con el paso del tiempo las fotografías se van deteriorando muy poco a poco, sin apenas notarlo, hasta que un día nos damos cuenta que la instantánea de cuando éramos pequeño ha perdido color y ya no es como la recordábamos. En ese momento, nos invadirá un sentimiento de culpabilidad y pena por no habernos ocupado de conservarlas de forma perfecta.

Por lo tanto… ¿Es lo mejor guardar las instantáneas en formato digital? De esta manera, a priori, parece que se conservarán intactas. En principio, sí. Pero tenemos que tener muy presente que la tecnología puede jugarnos muy malas pasadas, llegándose a dañar los archivos o, directamente, borrándose toda la información.

¿Entonces? No es mala idea disponer de un disco duro donde guardemos gran parte de nuestras fotografías como copia de seguridad. Pero sería conveniente también que aquellas a las que más cariño le tengamos, las guardásemos de forma correcta en álbumes de foto.

¿Y qué se supone que significa guardar las fotografías correctamente? Pues en un lugar donde se encuentre completamente a salvo de sus grandes enemigos: la humedad, los cambios de temperatura y la luz.

Por ejemplo, un sótano no parece el sitio más adecuado, ya que suelen ser húmedo y oscuro, además de que las fotografías estarían expuestas a otros peligros, como pueden ser una inundación o que sean “atacadas” por bichos e insectos. ¿Y los desvanes y buhardillas? Podría ser, pero hay que tener en cuenta que durante el invierno son sitios fríos y auténticos hornos en épocas de calor.

Si realmente quieres conservar de la mejor forma tus instantáneas más queridas, encuentra un sitio ventilado y en el que no existan grandes cambios de temperatura: un armario en una habitación, una cómoda, antiguas cajas de zapatos, etcétera.

¿Y las metemos dentro y ya está? Por supuesto que no. Tendremos que valernos de varios libros de foto que las protejan de los elementos externos. Además, nos permitirá visualizarlas cuando queramos y conservarlas sin riesgo a que se manchen, se doblen o se rompan. No esperes a que sea demasiado tarde para guardar tus fotografías de una forma perfecta.




A %d blogueros les gusta esto: