Blog

Crece la desconfianza entre bancos, disminuyen los préstamos


La creciente desconfianza entre entidades bancarias por la que atraviesa el mercado financiero supone un nuevo revés a la concesión de todo tipo de créditos a particulares y empresas. Para Clifford Auckland Consultores de Hipotecas Urgentes, esta situación de absoluta desconfianza entre bancos, que desde hace semanas apenas se prestan entre ellos, va a provocar que disminuyan, todavía más, los préstamos a particulares, autónomos y empresas.

La falta de liquidez no solo está afectando a particulares y a empresas que ven como constantemente se les cierran las puertas de los créditos bancarios. La escasez de dinero comienza a pasar factura a los propios bancos, que han comenzado a cerrar drásticamente las operaciones de crédito entre ellos. En las últimas semanas, especialmente en el último mes, los bancos no se prestan, o aplazan al máximo los procedimientos, debido a la incertidumbre y la desconfianza entre ellos.

Para Clifford Auckland Consultores de Hipotecas urgentes esta situación es especialmente grave ya que supone que la banca oficial está perdiendo la credibilidad entre ellos mismos. Y en el ámbito financiero la duda, la desconfianza y el miedo son los peores enemigos. El momento es terriblemente difícil y puede suponer un gran peligro para la estabilidad del sistema y de los propios bancos.

Nuevamente se reducirán tanto el crédito como las hipotecas de los bancos. La creciente desconfianza volverá a repercutir en las posibilidades de obtener liquidez para los particulares, autónomos y empresas, que seguirán recurriendo al crédito de capital privado como único recurso para conseguir dinero. Las hipotecas urgentes son los únicos que no han variado sus condiciones con la crisis y mantienen abiertas las facilidades de concesión.

Para Clifford Auckland Consultores la situación del momento ha cambiado las formulas crediticias de los bancos. Antes se buscaba conceder créditos y prestar dinero a sus clientes a toda costa. Ahora el objetivo es que sus clientes den su dinero al banco.

Muchos califican este momento de suspicacia que viven los bancos como una réplica del inicio de la crisis en otoño del 2008. En aquellos días se barajó el inicio del 2010 como el comienzo del fin de la crisis. Nadie previó que casi dos años después se repetiría, de forma alarmante, la preocupación por la falta de liquidez, lo que ha vuelto a crear grandes tensiones en el mercado interbancario. Clifford Auckland Consultores cree que para volver a la normalidad es necesario fomentar la transparencia ya que la inestabilidad y la falta de crédito continuaran hasta que la banca no recupere la confianza dentro del propio sector.




A %d blogueros les gusta esto: