Blog

IKEA, ¿La gallina de los huevos de oro?


La decisión de la multinacional Ikea de convertirse en promotora de centros comerciales a través de una empresa llamada InterIkea- está levantando una buena polvareda de reacciones en las últimas semanas.

Efectivamente, ésta y otras razones protestas de las distintas asociaciones de comerciantes y fabricantes de muebles, la bajada de ventas, etc.- están complicando su relación con las administraciones regionales, obligándoles a replantarse varios de los proyectos que tenían en tramitación en España.

El momento no puede ser, por otro lado, más delicado para el sector de la fabricación y distribución del mueble en toda España, que está sufriendo el parón de ventas con gran dureza.

A tenor de estas informaciones, hay que estudiar cuáles son los pros y los contras de las instalaciones de grandes superficies comerciales de estas características.

El sector empresarial del mueble español, las telas para el hogar, los complementos de decoración, la iluminación, etc., está constituido por una pléyade de pequeñas y medianas empresas y debemos analizar, con sentido de la responsabilidad, el impacto socio-económico que se produce en nuestro tejido productivo.

El mito de la “creación de empleo y riqueza” de Ikea.

En el argumentario de la multinacional sueca para lograr sus implantaciones con mayor facilidad sobresale el mito de la “creación de empleo”.

La horquilla de contrataciones viene estando entre los 200 y 450 empleados, dependiendo de la envergadura del centro. No todos son empleos a jornada completa, y que en el caso de contabilizarlos como tales estaríamos hablando de 100 a 200 personas.

Pero a continuación, tendríamos que preguntarnos cuál es la destrucción de empleo que se provoca en la zona de implantación, tanto en la producción como en la distribución, servicios auxiliares, etc.

El argumento de la “creación de riqueza” es cierto sí, pero para Ikea, que obtiene siempre, al cabo de unos años, una revalorización astronómica de los terrenos.

Su base está en la explotación vía alquileres de los locales comerciales y, sobre todo, en la revalorización inmobiliaria de los terrenos en los que se asienta el centro y, también, en la venta o alquiler de las zonas anexas para otros usos (de hostelería, de vivienda, de servicios, etc.).

Es por ello que a los hipermercados y grandes superficies como Ikea, que se constituyen como las “locomotoras” de los centros comerciales, los promotores les dan siempre la posibilidad de comprar y no de alquilar que es el caso de los pequeños comercios-. Así que, no hay nada de altruismo en la pretendida creación de riqueza.

Los regalos de Ikea al sector del mueble español

Uno de los compromisos que asume la multinacional, en el Acuerdo-Carta de intenciones firmado con las patronales del mueble, es el de garantizar a las empresas del sector el ser suministradores de Ikea, de tal forma que se paliara un poco la situación de competencia con firmas de otros países.

Algo difícil de asegurar conociendo la política de aprovisionamiento de Ikea, muy centrada en países de bajo coste de mano de obra y derechos sociales en precario.

El otro “regalo” es, textualmente: “... la realización de estudios y proyectos dirigidos a reducir el impacto de las nuevas fórmulas comerciales y la dinamización de la actividad comercial del área de influencia”. Algo que, además de no tener un contenido tangible, reconoce implícitamente que se van a producir daños colaterales de “impacto” en la actividad comercial presente.

Porque no olvidemos que Ikea logra su “valor añadido” en la deslocalización y globalización de sus producciones en países de bajo coste de mano de obra, y si tiene que encargar algo a los fabricantes españoles del mueble será por cuestión de pura diplomacia comercial.

¿Hay sitio para Ikea, hoy?

Es conocido que los españoles somos excesivamente permeables a la aceptación de productos extranjeros. Parece que todo lo que viene de fuera es mejor.

Pero no podemos decir que los artículos españoles corran la misma suerte en otros mercados. ¿Cuánto tiempo le ha llevado al jamón español entrar -todavía con grandes precauciones y reservas- en mercados como Japón o Estados Unidos? Y estamos hablando de un producto único, de una calidad gastronómica excepcional.

A los productos españoles les están imponiendo dificultades administrativas todos los días, como forma de frenar su entrada en otros países, porque hay en éstos colectivos o sectores que se ven perjudicados. Son las reglas del juego, y una manera solapada de practicar hoy el proteccionismo por parte de los estados.

¿Por qué nosotros tenemos que dar la bienvenida sin más a un proyecto foráneo, sin hacer estudios de impacto sobre nuestra economía?

Por tanto, antes de tomar una decisión debemos promover un debate entre los diferentes protagonistas, porque hay muchas familias y colectivos implicados.

El sector del mueble de hogar, decoración, accesorios, etc. es un sector ampliamente representado en España y tiene un peso relevante en su PIB, a lo que hay que añadir la importancia de la industria auxiliar del mueble y la madera, y los servicios que comportan: montaje, transporte, embalajes, seguros, financieras… Hay que ver qué perdemos de nuestro tejido productivo y qué ganamos con la implantación de un proyecto así.

Hay un exceso de capacidad productiva y un exceso de oferta. Igualmente ocurre con el número de centros comerciales en funcionamiento, hay una saturación manifiesta en la mayoría de las zonas de alta densidad comercial, un exceso de metros cuadrados de superficie de venta que no aconsejan, ciertamente, la entrada de ningún operador más.

¿Hay sitio para IKEA, hoy?




Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: