Blog

Inditar enseña a sus clientes cómo codificar tarjetas de banda magnética


Desde su implantación internacional en los años 70, las tarjetas de banda magnética se han convertido en un referente en la industria bancaria y en entornos de fidelización de clientes y control de accesos. En las siguientes líneas explicaremos de una forma breve el proceso de grabación de una tarjeta de banda magnética con datos personalizados.

Hoy en día las tarjetas de banda magnética son un referente en el uso de las mismas en entornos donde se requiere identificar al portador de una forma ágil y barata. Cuando se plantea esta tecnología para grabar nuestros datos existen varias cuestiones que deben responderse antes de tomar una decisión firme:

* ¿Qué cantidad de datos quiero almacenar en la banda?
* ¿Cuál va a ser la durabilidad de esos datos?
* ¿Qué tipo de lector se usará para leer esos datos?
* ¿Pueden ser reutilizadas las tarjetas?

Al igual que ocurría con el código de barras, la banda magnética no impone seguridad per se. No garantiza la confidencialidad (los datos podrán ser leídos por cualquier lector) ni la integridad (los datos podrán ser modificados con cualquier grabador) por lo que el nivel de seguridad exigido tendrá que implantarse por sistemas ajenos a la propia banda (algoritmos de cifrado, etc).

Según la cantidad y naturaleza de los datos a almacenar debemos decantarnos por una o varias de las 3 pistas en que se divide la banda, ya que el conjunto y número de caracteres disponibles varía sustancialmente de una pista a otra.

Atendiendo a la durabilidad de los datos es preciso decidir si necesitamos que la banda magnética sea de alta o baja coercitividad (fuerza magnética con la que codifica la banda). La alta coercitividad se usa en entornos donde la banda sufre un mayor desgaste y la perdurabilidad de los datos se convierte en un factor importante. Por el contrario, la baja coercitividad es frecuente en tarjetas con un corto ciclo de vida o desechables.

Según el tipo de lector o el sector de aplicación de la tarjeta, se hace determinante la elección de la grabación en una pista u otra. Así en entornos bancarios, el estándar impone grabar la pista 2 con una determinada codificación. No obstante, si el lector es capaz de leer cualquier pista y el sector no impone ningún estándar, la elección vendrá condicionada únicamente por el conjunto y número de caracteres a codificar.

La ventaja que supone la grabación sobre una pista respecto a la impresión de un código de barras por una impresora es la posibilidad de reutilización de la misma. Con sucesivas grabaciones sobre la pista, los datos anteriores se sustituirán por los nuevos.

Los elementos que intervienen en un proceso de grabación y lectura de una tarjeta de banda magnética son:

* Tarjetas preimpresas, tarjetas blancas o tarjetas personalizadas con banda magnética de alta o baja coercitividad.
* Lector/grabador de tarjetas magnéticas y software de grabación que lo gestiona. Este lector/grabador puede ser sustituido por un módulo de grabación de banda magnética disponible en algunos modelos de impresoras.
* Lector de banda magnética en cualquiera de las 3 pistas, aunque es muy común encontrar lectores multipista.
* Un software (de gestión, fidelización o control de accesos) que interprete la lectura del lector y realice algún proceso establecido, como mostrar la ficha del cliente.

Más información en www.inditar.com




A %d blogueros les gusta esto: