Blog

La ausencia de avales anima el mercado de hipotecas urgentes


La inexistencia de avales, operaciones burocráticas y gastos adicionales está siendo determinante en el aumento que se viene produciendo en los últimos meses en la solicitud y gestión de hipotecas urgentes. Estas causas, unidas a la política que continúan manteniendo los bancos en la concesión de hipotecas, están haciendo del 2010 un año récord en la concesión de préstamos de capital privado.

La garantía inmobiliaria ha sido y continúa siendo el único requisito solicitado por las principales empresas de capital privado para la concesión de préstamos e hipotecas. Esta característica no solo se produce en España sino en los principales países europeos del mismo entorno económico. Eliminar la figura de aval es una de las principales señas de identidad de los préstamos de empresas privadas. Es todo lo contrario que en la banca en donde los avales han sido durante años piezas fundamentales de su sistema crediticio.

Para Clifford Auckland Consultores la figura del hipotecante es el elemento clave de las hipotecas urgentes, ya que es el único requisito por el que el solicitante de un préstamo responde del mismo. Siempre son propiedades inmobiliarias las que soportan el peso del crédito y las viviendas son las más valoradas.

Normalmente este tipo de operaciones urgentes se acaban formalizando por el 40% de la propiedad aproximadamente. Con ello se consigue un margen de seguridad para el cliente, que siempre tendrá la posibilidad de optar por varias salidas en caso de necesidad o problemas para la devolución del importe del préstamo.
En la actualidad el parón en el mercado de compraventa está llevando a que muchos particulares no tengan forma de obtener liquidez a pesar de tener un soporte patrimonial importante. La única alternativa que encuentran es malvender y, en muchos casos, ni con grandes bajadas en el precio se consigue formalizar la venta. Para Clifford Auckland Consultores de hipotecas urgentes este está siendo un caso muy habitual en estos momentos. Las hipotecas urgentes son una solución que permite dilatar el tiempo de venta de manera que se puedan mantener unos precios de venta razonables, que den un margen suficiente que evite malvender una vivienda por la necesidad de obtener liquidez. La experiencia demuestra, sin lugar a dudas, que el costo de los intereses de una hipoteca urgente a lo largo de 12 meses siempre es insignificante en comparación a la perdida que se produce con la de una vivienda o cualquier tipo de inmueble a la desesperada.

También han aumentado considerablemente en los últimos meses las hipotecas urgentes a cargo de empresas que, con la garantía de parte de su patrimonio inmobiliario, pueden conseguir liquidez de forma rápida sin tener que desprenderse de forma traumática de parte de sus activos inmobiliarios.




A %d blogueros les gusta esto: