Los servicios de limpieza de toda clase de espacios y edificios constituyen una industria que tiene dos mercados principales: el residencial y el comercial. El mercado residencial se compone principalmente de servicios de limpieza doméstica, a los que se añaden los limpiadores de moquetas, ventanas y otros servicios similares. El segmento de la limpieza comercial por su parte se enfoca mayormente a los servicios de comunidades, que proveen un rango de servicios más amplio en el que se incluyen el cuidado de los suelos, la ventanas, fachadas, e incluso jardines, y los servicios generales, también llamados facility services, donde se incluyen lavandería, desinfección suministros higiénticos y otros. Un buen ejemplo de empresa con este enfoque integral es el Grupo Faro (https://grupofaro.com/), reciente adjudicataria de todas las estaciones de tren de Galicia. Esta empresa, con sede en Vigo y otras ciudades gallegas, provee servicios para clientes con toda clase de necesidades de limpieza y mantenimiento como puedan ser hospitales, oficinas, escuelas, naves industriales, etc.

Dada la gran cantidad de empresas de distintos ámbitos que buscan reducir costes externalizando sus necesidades de limpieza y mantenimiento, este es un sector de la industria con perspectivas de crear nuevos puestos de trabajo. El portal Infojobs presenta en el momento de escribir esto más de 2500 ofertas de empleo en el sector limpieza en toda España.

En cuanto al sector de la limpieza doméstica, este disfruta también de gran vitalidad en todo el mundo desarrollado. Una particularidad que tienen los países anglosajones en este ámbito es la gran popularidad del servicio de limpieza de moquetas, que llega a suponer el 25% de los servicios contratados, según apunta un estudio de la consultora Freedonia Group. No obstante, la creciente popularidad de los suelos de superficie dura está haciendo retroceder la importancia de ese tipo de tarea, menos habitual en los países mediterráneos. El servicio doméstico en general es más habitual en hogares con ingresos superiores a la media, y suele haber una relación directa entre el número de horas contratadas y los ingresos de la familia contratante.

La limpieza es, sin lugar a dudas, una de esas necesidades que tanto familias como empresas tienen en común, lo que lo convierte en un sector pujante al que se dedican un gran número de empresas, más de 30.000 en nuestro país, con una facturación total cercana a los 10.000 millones de euros.