Blog

La SGAE supera a Hacienda como la entidad más odiada por los españoles


SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO ENTRE 2.075 PERSONAS

  • Un 86% de los encuestados limitaría su poder, mientras que un 38,7% valoraría ilegalizar su actividad
  • El 86% de los usuarios considera injusto el canon digital, aunque sólo el 56% se plantearía suprimirlo
  • El 47,8% de los internautas descarga música de la Red pero también la adquiere de forma reglamentaria
  • Un 56% de los entrevistados se baja películas de Internet y además va al cine habitualmente

La red de blogs Ocio Networks, que cuenta con más de cinco millones de usuarios, ha elaborado un Estudio de Hábitos de Internet, para el cual se ha entrevistado a 2.075 españoles. Entre las cuestiones analizadas, se encuentra la percepción de los usuarios sobre la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que se alza como la entidad con peor imagen, y el canon digital, considerado injusto por la mayoría de los encuestados. Otro de los apartados de la encuesta se centra en la actitud de los usuarios ante las descargas de música y cine en Internet y la propiedad intelectual.

Un 60% de los encuestados considera que la SGAE es la entidad peor vista en la Red, seguida, aunque con porcentajes bastante inferiores, por Hacienda y Telefónica. Entre los internautas de 21 a 40 años es donde más extendida se encuentra la mala imagen de la SGAE. En cambio, llama la atención el bajo porcentaje de jóvenes menores de 16 años que la ven SGAE como la empresa peor vista, entre quienes apenas llega al 25%.

“Internet es un mundo de contrastes. La percepción negativa de la SGAE es abrumadora y empeora cada año, sin que los garantes de los derechos de autores y editores hagan nada por impedirlo. Más bien al contrario, parecen carecer de relaciones públicas y comunicación, además de tener un exceso de celo… y de abogados”, ha declaradoAlejandro Suárez Sánchez-Ocaña, CEO de Ocio Networks. “Curiosamente, la percepción de la SGAE para los internautas es peor que la de Hacienda, que históricamente ha sido el ícono de entidad más odiada, por motivos obvios, mientras que empresas como Google o Apple tienen una imagen positiva para los internautas”.

Al analizar la imagen de la SGAE según los hábitos de adquisición de música de los internautas, se observa como la entidad está peor vista entre aquellos que descargan y compran música. Además, se aprecia un mayor deterioro de la imagen de la SGAE entre aquellos que afirman estar dispuestos a pagar por el consumo de música en Internet.

Tal y como explica Alejandro Suárez, “los internautas consideran que la SGAE, con algunas de sus actuaciones, incita a la piratería. Se trata de una interesante reflexión por parte de los usuarios, pues un 70% estaría dispuesto a pagar las descargas de música si las condiciones fueran justas, pues consideran que el canon digital que ingresa la SGAE fomenta la piratería como un sistema válido de rebelión silenciosa contra el abuso. La voracidad de la SGAE hace que los propios usuarios no sólo justifiquen, sino que en ocasiones presuman y recomienden a terceros la descarga de contenidos protegidos por derechos de autor.”

La mayoría de encuestados considera injusto el canon digital

Un 86,1% de los internautas ha contestado que considera que el canon digital es injusto, sin embargo, sólo un 56% afirma que lo suprimiría, una idea más extendida entre los encuestados de 21 a 40 años. Son los menores de 16 años (con un 33,2%) los que en mayor medida consideran que el canon digital es justo. Porcentaje que también es superior a la media española entre los jóvenes de 16 a 20 años (con un 22,3%). A partir de los 21 años, la opinión sobre la justicia del canon es más homogénea, pues sólo alrededor del 10% de los encuestados considera que se trata de una medida justa.

Por Comunidades Autónomas, llama la atención el caso de La Rioja, donde sólo un 58,8% de los encuestados lo considera injusto, muy por debajo de la media del resto de España.

Menor penetración alcanza la idea de “ilegalizar la actividad de la SGAE”, con lo que estarían de acuerdo un 38,7% de los internautas. En lo que sí parece haber casi unanimidad (95%) es en rechazar el aumento de los ingresos de la entidad.

A favor de limitar el poder de la SGAE, pero no de ilegalizarla

En cuanto a la ilegalización de la SGAE, se trata de una medida que apoyarían más los jóvenes de 21 a 30 años que cualquier otro colectivo de internautas. Pero dicha medida no alcanza la mayoría en ninguno de los grupos de edad. Sin embargo, sí existe una opinión mayoritaria (85,9%) a favor de medidas para limitar el poder de la entidad. Ya que, además, la gran mayoría de los internautas (90,3%) considera que la SGAE ha llegado a abusar de ciudadanos y entidades.

Al igual que ocurre con otros aspectos relacionados con la imagen y la consideración de la SGAE, el colectivo de internautas entre 21 y 40 años es el que más apoyaría medidas para limitar el poder de la entidad.

Descargas en Internet y propiedad intelectual

En cuanto a las descargas de música y películas a través de Internet, un 47,8% reconoce bajarse música pero también la adquiere de forma reglamentaria, mientras que un 56% de los encuestados se descarga películas al mismo tiempo que va al cine habitualmente.

Por otro lado, un 42,9% de los encuestados estaría a favor de una entidad pública de defensa de los derechos de autor. A pesar de que los internautas de 21 a 40 años son los más críticos con la SGAE y el canon digital, son los que más apoyarían, junto al colectivo de 41 a 50 años, la creación de una entidad pública de defensa de los derechos de autor. Mientras que apenas un 35% de los más jóvenes crearía una entidad de este tipo si estuviera en su mano.

En este sentido, Alejandro Suárez ha explicado que “los nuevos sistemas de streaming, como Spotify o Yes.fm, así como el amanecer de los servicios de streaming de video online hacen que la descarga no sea la única forma de consumo digital, como ocurría hace unos años. En este contexto, las productoras y compañías discográficas tienen ante sí el reto de crear un nuevo sector al que enseñar y fidelizar, para lo que sería clave una correcta política de precios, que en ocasiones es percibida como muy agresiva en el mundo offline. Por tanto, se están abriendo nuevos campos a explorar y llega el día cero de los contenidos multimedia en la Red. Es una oportunidad y el premio para los que den con la tecla adecuada será enorme.”

Por otro lado, hay que destacar que los internautas dispuestos a pagar por la música son los más críticos con la SGAE, al mismo tiempo que apoyan la búsqueda de maneras más justas de reparto de derechos de autor, como la creación de una entidad pública de derechos de autor.

Más descargas de música que de películas

El consumo exclusivo a través de descargas es significativamente mayor en música que en cine. Casi una tercera parte de los internautas consumen música exclusivamente a través de descargas (un 32,3%), mientras que sólo un 20% adquiere música sólo de forma legal. En cambio, en el consumo de cine, la exclusividad de las descargas apenas la realiza el 15% de los internautas, mientras que un 30% únicamente va al cine, sin realizar ningún tipo de descarga.

Por Comunidades Autónomas, la zona noroeste de España (Galicia y Cantabria) presenta niveles algo más bajos de exclusividad de descarga de música.

La exclusividad de descarga de películas como forma de consumo de cine es más heterogénea entre las comunidades autónomas que en el caso del consumo de música. Mientras en Murcia y Baleares la exclusividad de la descarga de películas es menos habitual, en Canarias, Navarra y Extremadura ocurre todo lo contrario. Se observa además como Canarias y Extremadura están a la cabeza tanto de descarga de cine como de música como forma de acceso exclusiva a estos contenidos.

Alejandro Suárez ha comentado al respecto que cine y música parecen sectores parejos pero tienen consideraciones muy diferentes. “Los mp3 ocupan poco espacio y la descarga es muy rápida, una película ocupa mucho más espacio y puede tardar mucho más tiempo en bajarse. A la música le falta la connotación social del cine, el poder salir el fin de semana con los amigos. Además, la industria audiovisual empieza a defenderse con inteligencia ofreciendo, entre otras cosas, películas en 3D, que aportan una experiencia superior a la que el usuario puede tener en su propia casa. Esto no evita la descarga de películas, pero sí hace que el cine se resienta menos como sector”.

Los menores de 20 años, los más reacios a pagar por consumir música

En cuanto a la disposición de los usuarios por el consumo de música en Internet, un 62,8% de los encuestados se muestra en contra. Por segmentos de edad, se observan grandes diferencias entre los mayores y menores de 21 años. Entre los internautas de 20 años o menos, ni siquiera uno de cada cuatro estaría dispuesto a pagar por el consumo de música, mientras que dicho porcentaje llega casi al 50% entre los 31 y 40 años.

Los internautas cuya única forma de acceso a contenidos musicales es la descarga están menos dispuestos al pago por su consumo a través de la Red. Mientras que entre los usuarios que acceden a la música de ambas formas están mucho más dispuestos al pago a través de Internet.

Como dato curioso y contrario a lo que cabría esperar, hay que señalar que los que consideran el canon digital como una medida justa están menos dispuestos al pago por el consumo de música a través de la Red que los que lo consideran injusto, e incluso que la media del total de internautas.

Rechazo unánime al pago por ver la televisión en Internet

El rechazo al pago por el consumo de televisión a través de la Red es aún mayor que en el caso de la música, pues un 77% no estaría dispuesto a pagar.

Otra diferencia adicional respecto al caso de la música es que las diferencias por edad son mucho menores. En ningún tramo de edad se llega al 30% de disposición de pago, lo que refleja un rechazo mucho más unánime de los internautas al pago por el consumo de televisión que al de música.

Por otro lado, los no usuarios de redes sociales son los menos dispuestos a pagar en Internet por el consumo de TV (sólo el 17% estaría dispuesto a ello). Mientras que entre los usuarios de redes sociales la disposición se sitúa en torno al 25%.

Más información: http://www.ocio.net