Blog

Las averías más habituales en los coches


Cada vez es más habitual que muchas personas acudan a centros de compraventa de recambios para coches buscando piezas para llevar a cabo la reparación de su automóvil. Se trata de una tendencia en alza, ya que los productos ofrecidos son de calidad, de fabricantes oficiales y mucho más económicos que pedir un nuevo repuesto.

Habitualmente, las averías que se suelen sufrir en los vehículos pueden ser subsanadas fácilmente con los recambios para coches adecuados. Como por ejemplo unas suspensiones en mal estado. ¿Cuál es la razón para que este inconveniente aparezca en un automóvil? Lo más normal es que sea culpa de los conductores, que abusan de subirse a los bordillos para estacionar. Además, también es posible que, a la vez, se dañe el neumático o la llanta.

Las averías más habituales en los coches Otra mala costumbre que tienen los conductores es la de pasar a toda velocidad por encima de badenes o resaltos. Estos elementos sirven para controlar la velocidad de los coches y motos por una calle determinada, evitando que puedan acelerar demasiado. Por desgracia, algunos inconscientes se resisten a disminuir su ritmo, pudiendo crear problemas bastante severos como roturas de suspensiones, ruedas o defensas.

Las averías eléctricas son también bastante habituales en los vehículos. De hecho, cuando algo falla, lo primero que se mira es si su origen es este sistema, ya que puede afectar a muchos elementos del coche, desde los elevalunas hasta las luces que avisan de una frenada o de la marcha atrás.

La batería suele ser otro elemento crítico en un automóvil, ya que sin ella nos será imposible arrancarlo. Lo cierto es que tarde o temprano llegarán al fin de su vida útil. Pero también es verdad que no se suele prestar demasiada atención a su mantenimiento. Una pista que avisará de que se está agotando es una bajada de la intensidad de las luces al arrancar.

La caja de cambios es otro punto en el que se suelen focalizar las averías y otro de los repuestos para coches más solicitados. Las causas para su rotura son diversas, como el desgaste de las piezas, defectos de fabricación o la antigüedad del automóvil. Otro motivo por el que se suelen tener problemas en este elemento es por conducir con la mano encima del pomo continuamente, ya que puede doblar los elementos móviles internos. Si se optase por una reparación con piezas de fábrica, podría llegar a ser realmente costosa.




A %d blogueros les gusta esto: