Blog

Los bancos no quieren más pisos y no aceptan permutar la hipoteca por el inmueble


(Comunicados de Prensa) Vender la casa a cualquier precio es el mensaje que la banca quiere hacer llegar a los afectados que no pueden hacer frente a las cuotas de su hipoteca. Se estima que casi mil propietarios pierden su piso cada semana. Clifford Auckland Consultores de hipotecas urgentes de capital privado, insiste en la posibilidad de acudir a los créditos privados antes que malvender o deshacerse de la vivienda a la desesperada.

Para Clifford Auckland Consultores de hipotecas urgentes de capital privado, los distintos créditos que existen en el mercado financiero, gestionados por empresas privadas, reúnen todas las condiciones para ofrecer una solución a muchos damnificados por la falta de recursos a la hora de hacer frente a las hipotecas de sus viviendas. El mensaje de la consultora, que lidera el sector en España, es directo y no da lugar a dudas. Ante una ejecución de desahucio, o venta precipitada de una vivienda, acudir al crédito de capital privado puede evitar muchos problemas personales y la pérdida de grandes cantidades de dinero. Las personas que necesitan liquidez para hacer frente a sus compromisos hipotecarios, pueden acudir a empresas cualificadas de préstamos privados en busca de asesoramiento. Son muchos los casos que reúnen las condiciones necesarias para encontrar en el crédito privado diferentes opciones que eviten tener que entregar al banco la propia vivienda por no poder pagarla. Es una oferta financiera que lleva años funcionando y puede evitar problemas mayores.

Según datos del Banco de España, las entidades financieras acumulan propiedades inmobiliarias procedentes de impagos de hipotecas, por un valor de 20.500 millones de euros. Otras fuentes llegan a situar esta cifra en torno al los 70.000 millones. En cualquier caso, el número de ejecuciones hipotecarias continúa una escalada, que no ha dejado de aumentar a lo largo del año. Son las secuelas del endeudamiento hipotecario que tanto auge alcanzó durante los años del boom inmobiliario. El resultado, demasiadas hipotecas impagadas y un alto riesgo de morosidad. El Consejo General de Poder Judicial ha hecho pública la previsión que anuncia que al finalizar el 2010 se llegará a los 180.000 embargos de viviendas, con cerca de 85.000 expedientes de desahucio.

Ante esta situación, la banca española no acepta permutar la deuda hipotecaria a cambio de la vivienda. Su decisión ha sido refrendada por el Ministerio de Fomento, que ha anunciado que bajo ningún concepto se podrá liquidar una hipoteca entregando al banco la vivienda.

Las entidades financieras ya no quieren más pisos, por lo que han decidido aconsejar a sus hipotecados con problemas para hacer frente a sus cuotas, que vendan cuanto antes sus casas antes que verse envueltos en un costoso proceso de ejecución que perjudica a ambas partes.

Para Clifford Auckland Consultores de hipotecas urgentes de capital privado, la alternativa de utilizar la vivienda como aval para, por medio de un crédito, poder hacer frente al pago de la hipoteca bancaria durante un tiempo razonable, puede ser una solución al alcance de muchos afectados que están a punto de perder su vivienda. En muchos casos, el desconocimiento de las posibilidades del crédito privado, cierra las puertas de alternativas que pueden evitar la pérdida del mayor capital con que cuenta la mayoría, la propia vivienda.




A %d blogueros les gusta esto: