Blog

LOS CRÉDITOS URGENTES DE CAPITAL PRIVADO ALTERNATIVA A LOS PRÉSTAMOS BANCARIOS


Los créditos de consultoras privadas y los bancarios conviven desde años en el sistema financiero español. La banca ha sido históricamente el referente del sector. Su primacía le ha permitido implantar unos requisitos en la concesión de préstamos e hipotecas hechos a la medida de su negocio. Como complemento a este sistema oficializado, los créditos de empresas privadas se consolidan como una autentica alternativa. Apuestan por minimizar al máximo los requisitos a costa de incrementar los intereses. Para Clifford Auckland Consultores de Hipotecas Urgentes no son la competencia de la banca sino una alternativa real y una propuesta diferente, cada vez más conocida y demandada.

Ambos sistemas se complementan desde hace décadas. La situación económica actual está impulsando a muchas consultoras privadas a posicionarse, más que nunca, como una opción, cada vez más demandada, a los préstamos e hipotecas de los bancos, que en la actualidad han endurecido considerablemente sus condiciones. Los préstamos privados apuestan por un sistema de financiación diferente y con grandes atractivos. La ausencia de trámites burocráticos complicados, que implican gastos; la rapidez en la concesión; una exigencia mínima en los avales; la eliminación de comisiones, estudios y obligaciones paralelas, son sus mejores bazas. Sus intereses en algunos casos pueden ser algo más elevados, no mucho tratándose de préstamos personales, moviéndose actualmente en una franja entre el 12 y 16%.

Para Clifford Auckland Consultores de Hipotecas Urgentes los créditos privados y los de la banca encierran más diferencias que similitudes. Son dos planteamientos de negocio diferentes y, aunque ambos coinciden en la necesidad de financiación que casi todos tenemos en algún momento, van dirigidos a situaciones y clientes muy diferenciados. La banca busca un cliente de largo recorrido, que queda vinculado a ella por años, aportando los beneficios no solo por los intereses que genera su préstamo o hipoteca sino por los más diversos conceptos paralelos: tarjetas de crédito obligatorias, seguros, domiciliación de nominas, gastos de gestión, etc. En contrapartida, el crédito de capital privado se centra en un cliente más inmediato que tan solo queda sujeto a asumir los intereses pactados y a la devolución del préstamo. Para el préstamo privado no hay obligaciones añadidas a las que se derivan del crédito o hipoteca y la temporalidad del compromiso se limita al tiempo que cada cliente necesite y considere necesario para liquidar su deuda.




A %d blogueros les gusta esto: