Blog

Los niños españoles usarán el ordenador sin control este verano


La mayoría de los 2,5 millones de niños españoles de entre diez y 15 años accede a la tecnología

Esta semana se acaban de entregar las notas a nuestros hijos. Aprueben o suspendan, ellos tienen previsto pasarse un buen número de horas cada día con la Play, el ordenador y el resto de los aparatos tecnológicos que los padres ponemos a su alcance. Adicciones Digitales quiere concienciar a los progenitores de la necesidad de poner un límite a ese abuso.
No podemos olvidar que de los 2 millones y medio de niños españoles que tienen entre 10 y 15 años, el 95 por ciento ha utilizado el ordenador durante los últimos tres meses, cifra que baja hasta el 85 por ciento si nos referimos a los que han navegado por Internet en ese mismo período de tiempo. Son datos del Instituto Nacional de Estadística que refleja que el 68,4 por ciento de esos niños dispone, además, de teléfono móvil. La mayoría de esta tecnología se utiliza sin el adecuado control paterno.

Según Juan Romero, portavoz de Adicciones Digitales, "en nuestra larga experiencia con alumnos, padres y profesores, hemos constatado que, históricamente, los adolescentes dedican su tiempo de ocio a la tecnología, y olvidan otras facetas como la lectura o salir a la calle"
Adicciones Digitales es una organización que imparte charlas, conferencias y organiza seminarios dirigidos a adolescentes, jóvenes, padres, profesores y profesionales en general con el fin de mostrarles cómo hacer un uso saludable de la tecnología. Realiza sus actividades en colegios, universidades, centros sociales y empresas, tanto en la Península como en las islas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

"Durante las últimas semanas las preguntas más frecuentes que me hacen los padres se refieren a lo que van a hacer sus hijos durante los próximos meses. Porque los chavales asumen que vacaciones y ordenador son lo mismo. No quieren que se pasen todo el día con la maquinita, pero no saben cómo evitarlo", señala Romero.
Desde Adicciones Digitales señalan que evitar este abuso se puede lograr por las buenas o por las malas. "Por las buenas, negociando con los chavales el tipo de actividades que van a realizar durante estos meses de calor. Los padres propondremos algunas cosas, los hijos otras, lo más probable es que sean totalmente diferentes, y luego habrá que hallar un punto de encuentro entre ambas posturas".
El portavoz de Adicciones Digitales considera que lo mejor es llegar a un acuerdo, porque por las malas es bastante más desagradable y crea mal ambiente. "Lo cierto es que los chavales, por muy buenas notas que hayan sacado, no pueden pasarse todo el día tumbados en el sofá con la Play, viendo la tele o enganchados al ordenador" señala Romero, que quiere dejar muy claro que una de las señas de identidad de su organización es, precisamente, que son políticamente incorrectos. "No vamos a recomendar que los chavales hagan lo que quieran, aunque es lo más fácil y cómodo. Los padres tenemos que preocuparnos constantemente por lo que hacen nuestros hijos. Y evitar el abuso de la tecnología es una forma de hacerlo".

Si ese acuerdo no es posible habrá que buscar otros métodos. El control del ordenador directamente por parte de los padres es una opción. Si los padres no entienden de informática, que es bastante habitual, lo mejor es recurrir a profesionales que nos puedan solucionar el problema, incluso de forma remota. Por eso, Adicciones Digitales recomienda a Cobertura Informática (www.coberturainformatica.com ), un grupo de profesionales que se encargan de gestionar el uso que se hace de los ordenadores aunque los padres no sepan manejar estos aparatos. Lo hacen sin necesidad de visitar el domicilio del usuario y garantizan que los hijos solo tendrán acceso a los ordenadores cuando los padres lo consideren oportuno.

"Al final lo que tenemos que lograr es que nuestros hijos disfruten de lo que les gusta, que generalmente es lo tecnológico. Pero también han de realizar otras actividades y aprovechar para desengrasar ese anquilosado cuerpo que se supone que ha pasado muchas horas del curso pasado sin hacer demasiado ejercicio" concluye Romero.




A %d blogueros les gusta esto: