Cuando vemos envejecer a nuestros seres queridos sabemos que necesitan atención y cuidado familiar, porque según las circunstancias, tal vez no puedan valerse por sí mismas.

Es probable que por alguna razón no se pueda estar con ellos y tampoco contar con las herramientas para atenderlos como es debido.

En este artículo t hablaremos de las ventajas de tener en casa un cuidador de confianza para las personas mayores y de las opiniones de los usuarios que ya han confiado en Mayoralia.

Lo primero que nos preocupa es dónde encontrar a ese cuidador y cuánto hay que pagarle. Resulta una excelente alternativa la asistencia en el hogar, pero todo dependerá de las necesidades de la persona mayor. La razón se debe a que es la opción más económica y el beneficio de mantenerse en su propio domicilio, sin necesidad de acudir a una residencia.

En Mayoralia son profesionales en atención y cuidado especializado en personas mayores en sus hogares, pudiendo ser por horas o a tiempo completo.

Ventajas de tener en casa un cuidador de confianza

Atención personalizada

Como profesionales se preocupan de que tu ser querido esté bien atendido, proporcionándole una atención personalizada.
En este sentido, el cuidador asignado será quién atenderá sus necesidades, estará capacitado para solventar cualquier problema que se le presente. La empresa será cautelosa a la hora de asignar cuidadores, y previamente evaluarán si tienen afinidad con la persona mayor.

Supervisión de medicamentos

Muchas de las personas mayores necesitan tomar medicamentos y es importante estar pendiente de que las tomen.

Esta es otra de las ventajas de tener en casa un cuidador de confianza, porque están capacitados para cumplir con esta rutina, recordando y supervisando la toma.

Ventajas de tener en casa un cuidador de confianza

Estado emocional de la persona mayor

Al ser profesionales en atención y servicio a la persona mayor, saben que un cuidador debe ayudar a mejorar su estado emocional.

En muchas ocasiones pueden sentirse deprimidos, por lo que el cuidador deberá estar capacitado y contar con las herramientas necesarias para motivarlos y que salga de esa situación de melancolía.

Comodidad de su hogar

Otra de las ventajas de tener en casa un cuidador de confianza es el cuidado en casa, cerca de la familia y de sus seres queridos. Cuando el cuidado se da en la casa, esto facilita que la persona mayor se sienta cómoda en el espacio que ya conoce, lo cual es especialmente positivo sobre todo en personas que sufren de Alzheimer. Además, el cuidador se encargará de su rutina diaria, lo acompañará en sus paseos, citas médicas, etc.

Por otro lado, para aquellas personas que tienen movilidad reducida o no se pueden mover en absoluto, les resultará beneficioso tener la ayuda de un cuidador.

No solo tendrá una compañía, sino que podrá ayudarlo en los quehaceres diarios, visitas al médico, servicio de limpieza, etc. Otra gran ventaja, es que no tendrá horario de visitas, podrá estar tranquilo en compañía de sus seres queridos en cualquier momento y a cualquier hora. Y tampoco tendrá compañero de habitación. Conservará totalmente su intimidad y sus costumbres.

Mayor independencia

Al encontrarse en su propio hogar, un lugar que conoce y donde se siente en confianza, podrá tomar sus propias decisiones.
Opiniones de los usuarios de Mayoralia

“En Mayoralia estarán encantados de ayudar. Cuentan con experiencia en atención a la persona mayor en sus hogares. Si necesita de sus servicios especializados para cuidar algún familiar o persona mayor dependiente”

Esto es lo que lo que afirman quienes ya han probado la experiencia de contratar con esta empresa especialista en cuidado de personas mayores.

Pero hay muchas más opiniones favorables de clientes que han encontrado la tranquilidad de saber que sus seres queridos están en las mejores manos.

Por ejemplo, destacan la agilidad de los trámites y la atención 24 horas, porque cuando necesitas un cuidador, es lamentable ponerte a buscar, muchas veces sin saber muy bien por dónde empezar y encontrar a la persona correcta. Esta labor puede ser desesperante y hasta causar malestar e inseguridad en nosotros por no saber si estamos haciendo lo adecuado. Pero con los cuidadores de Mayoralia, comprobamos que sí.

La confianza será absoluta.