Blog

NUEVA LEY DE ENERGÍA VERDE DEJA EN EL LIMBO LOS INCENTIVOS PARA NUEVOS PROYECTOS


(Comunicados de Prensa) San Juan, PR La nueva Ley 83 del 2010, también conocida como la Ley de Incentivos de Energía Verde de Puerto Rico, irónicamente elimina importantes incentivos existentes y deja un vacío de estímulos por parte del gobierno local hasta el verano de 2011 para la implementación de proyectos de energía verde o renovable tanto a nivel residencial como comercial. Así lo denunció hoy la Asociación de Consultores y Contratistas de Energía Renovable de Puerto Rico (ACONER), una entidad fundada en el 2007 que agrupa pequeñas empresas y profesionales del campo de la energía renovable en un esfuerzo común para promover un desarrollo saludable de esta industria en la Isla.
La Ley 83 crea un nuevo Fondo de Energía Verde para reembolsos de hasta 60% del costo total de sistemas de energía renovable a ser instalados en residencias y comercios desde el 1ro de julio de 2011. Sin embargo, este estatuto a su vez deja inmediatamente sin efecto los créditos contributivos para sistemas de energía solar fotovoltaica, un incentivo implementado por mandato de la Ley 248 del 2008. Al momento de ser cancelado, el crédito contributivo concedido para este tipo de instalación era de un 50% del costo total del sistema. El efecto neto de este cambio es un periodo sin incentivos importantes para este tipo de proyectos durante casi un año hasta el verano del 2011.
Según el Ing. Ernesto Rivera Suárez, Presidente de ACONER, “la situación actual es una contradicción a los objetivos de la misma Ley 83, entre los cuales está el propiciar el desarrollo de proyectos de energía verde en la Isla y fomentar el uso de fuentes de energía renovable a nivel residencial, comercial e industrial. Y ese específicamente es un asunto en el que hay un consenso de todos los sectores de Puerto Rico hacia el desarrollo de estas fuentes”.
Esta interrupción de incentivos, a pesar de ser temporera, tendrá un impacto económico bastante significativo en uno de los pocos sectores que en los últimos dos años había tenido un crecimiento sostenido, impactando así favorablemente la alicaída actividad económica y creación de empleos en el país. A raíz de la implementación de los créditos contributivos la capacidad instalada de módulos solares fotovoltaicos se multiplicó por sesenta, llegando a más de 6 megavatios (MW), según se desprende de un análisis realizado por ACONER.
Este crecimiento en instalaciones fotovoltaicas en Puerto Rico ha creado una actividad económica directa de más de $40 millones[1] y ha redundado en la creación de más de 300[2] empleos entre directos e indirectos, la mayor parte de los cuales se pierden inmediatamente al entrar en vigor la Ley 83 y prácticamente detenerse ese mercado. Este impacto económico positivo de este sector fue reconocido hace más de un año por el mismo Gobierno, al dejar intacto el crédito de la Ley 248 eximiéndolo de las moratorias a créditos contributivos contenidas en la famosa Ley 7.
El impacto de una interrupción abrupta como esta en una incipiente industria en Puerto Rico como la de energía renovable puede ser nefasto y se calcula que se debe estar sintiendo por más de dos años. “Sería como volver a comenzar en cero nuevamente”, subraya el Dr. Albith Colón Negrón, Pasado Presidente de ACONER. “Toda la cadena, desde suplidores hasta consumidores se tendría que ajustar y volver a empezar. Por mencionar sólo algunos ejemplos de estos ajustes, el consumidor tendría que recuperar la confianza en la existencia de incentivos, las empresas tendrían que contratar y re-adiestrar personal y la reducción de precios conseguida por una economía de escala retornaría a un punto previo”.
Para minimizar el impacto negativo de la nueva Ley, ACONER estará recomendando y haciendo gestiones en vías de que se considere y se apruebe con carácter de urgencia una enmienda para crear un periodo de transición entre el incentivo actual y el nuevo incentivo, durante el cual se mantendría en vigencia tal y como estaba el crédito contributivo original. “Esta Ley fue firmada habiendo comenzado este año fiscal, por lo que el Departamento de Hacienda ya contaba con la distribución de estos créditos, y estaba funcionando de esa manera. No hay razón para que no se pueda revertir al estado previo”, puntualizó Colón.
Para más información pueden comunicarse con los siguientes contactos:
• Ing. Ernesto Rivera Suárez (Presidente), 787-560-6688, ernesto@rsepr.com
• Ing. Angel Zayas Duchesne (Vice-presidente), 787-531-3851, azayas@azeng.net
• Dr. Albith Colón Negrón (Pasado Presidente), 787-930-1962, acolon@energtech.com




A %d blogueros les gusta esto: