Blog

Opinion sobre Ereaga Catering


Una boda, un evento de alto standing, o incluso una celebración que para nosotros es algo especial debe tener un “algo” especial que nos deje ese buen sabor de boca al terminar. Esa sensación de “Hoy ha sido un día redondo”.

Y aunque esa sensación está basada en muchos factores, el buen ambiente creado es básico para ello. Recientemente y tras muchos años esperándolo me casé en Plentzia. Siempre había soñado con una boda un tanto especial, no pomposa, ni con demasiadas florituras pero sí con ese toque especial, un día soleado, al aire libre, en un paraje alucinante, el sueño de cualquier chica, vamos.

Mi novio me comentó que en lugar de realizar la boda en un restaurante consultáramos a una empresa de catering. Mi primera reacción fue de incredulidad: “¡¡Como vamos a hacer el banquete con un catering si ni siquiera disponemos de terreno!!”

Mi novio se había enterado por un compañero de trabajo que existían empresas de catering que te llevaban a varios lugares idílicos donde tenían colaboradores y que incluso te daban a elegir el lugar donde deseabas celebrar el banquete, todos ellos, claro está, con paisajes preciosos, junto al mar etc.

Mi duda se resolvió cuando fuimos a un precioso Hotel Rural en Plentzia. Las vistas eran espectaculares, el sitio precioso, y el espacio para celebrar tanto el enlace como el banquete eran perfectos!!!

Ahora mi problema era que no creía que mi presupuesto llegaría para semejante lugar y semejante empresa de catering, que según me comentaban llevaba muchos años en el mercado.

Me equivoqué. El precio del catering era similar al de cualquier restaurante, y el servicio del lugar tenía un precio bastante económico teniendo en cuenta que alquilábamos la casa para nosotros todo el fin de semana con 10 habitaciones para nuestros invitados más cercanos!!!

En la empresa de catering fueron excelentes, no nos dieron menús cerrados como en otros lugares sino que, en base a unos menús ya disponibles nos permitieron elegir nuestro menú personalizado, añadiendo o eliminando platos a nuestro gusto. El personal era joven y dinámico con lo que nuestro trato por email o teléfono era rápido y eficaz, algo que me relajó muchísimo, ya que todo el proceso de una boda es largo, muchas veces mas lento de lo que imaginamos, y para las personas impacientes como yo, que lo queremos todo solucionado al momento, muchas veces hay que tener paciencia. Pero el trato nuestro con Ereaga fue sencillo, muy “de tu a tu” y directo, sin esperas.

Llegó el día del enlace y yo estaba como un flan. En la empresa me recomendaron que nombrara a una persona de mi entorno (familia o amigos) para que tuviera trato directo con la jefa de sala (una chica simpatiquísima), por si había alguna necesidad, y para que el trato entre empresa y familia fuera unilateral.

Mi hermana se encargo de los pequeños detalles con la jefa de sala y todo salio a la perfección. Los camareros eran gente joven y muy trabajadora, a la par que atentos y simpáticos (siempre se echa de menos un servicio eficaz pero que a la vez sea simpático, alegre y cercano).

El Cocktail de bienvenida fue un éxito. Canapés fríos y calientes, elaborados y de los sencillos, de esos que gustan a todo el mundo.

La comida, exquisita, un trato en la boda también muy personalizado y un ritmo como nosotros habíamos pedido, no muy lento, pero tampoco con prisas. Especial mención merece el solomillo tierno como mantequilla, y esa salsa de oporto tan especial que nos sirvieron!!

Llegando a los postres, la degustación de tarta dejo encantado a todo invitado. Ya que siempre solemos llegar al postre un poco llenos, recomiendo a todo el mundo esta degustación de pedacitos de tartas, de la que todo el mundo pica algo aunque sea solo por curiosidad.

Mi sorpresa llegó al final de la velada, cuando sacaban las copas, ya que sin yo esperarlo, además de los regalitos y detalles habituales, la empresa me hizo un regalo precioso, una maqueta de barco realizada a mano por un artesano vasco. Sencillamente preciosa, e inesperada!!

Después la barra libre y la noche de copas fueron de lo mas especial con las vistas y el mar, la luz de la luna… En fin, un día inolvidable. Todo gracias a mi novio, y a Ereaga Catering. Con este artículo quiero agradeceros esa atención tan especial y haber hecho del día de mi boda un día único.

Iratxe Rodríguez Beitia




Tags: , , ,

A %d blogueros les gusta esto: