Blog

Ponga el freno a los accidentes viales entre sus trabajadores


(Comunicados de Prensa) Conducir en estado de somnolencia aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir un accidente debido a que altera la visión, aumenta el tiempo de reacción, reduce el nivel de atención y la capacidad de coordinación, además de fomentar el nerviosismo y la ansiedad. Precisamente, quedarse dormido al volante es una de las principales causas de accidente vial, al producir el 24% de los accidentes de tráfico mortales.

Como el sueño diurno puede afectar a cualquiera de sus trabajadores, no sólo a los conductores profesionales, sino también al resto de empleados durante sus desplazamientos in itinere (al ir o volver del trabajo), es aconsejable que les dé a conocer el siguiente decálogo, que les permitirá reducir el riesgo de sufrir un accidente vial por este motivo:

1. No adoptar una postura relajada a la hora de conducir. Hay que sujetar con firmeza el volante.
2. Dirigir algunas de las salidas del aire acondicionado al cuerpo o brazos.
3. En invierno no abusar de la calefacción, las elevadas temperaturas inducen a la somnolencia.
4. No hacer comidas copiosas antes de ponerse al volante.
5. Evitar conducir si no se ha dormido bien, si se está pasando por un periodo de gran tensión o se acaba de realizar un gran esfuerzo físico.
6. Utilizar gafas de sol al conducir, porque el sol produce somnolencia.
7. Si se está en tratamiento con medicamentos hipnóticos, tómelos preferentemente de noche para evitar somnolencia al día siguiente.
8. No automedicarse para paliar las alteraciones del sueño.
9. Tenga en cuenta que los estimulantes naturales (cafeína, teína…) sólo enmascaran la somnolencia.
10. No consumir alcohol antes de conducir, por muy pequeña que sea la distancia que se vaya a recorrer.

Como empresario, usted tiene la obligación de garantizar la salud y seguridad de sus trabajadores. A través de PractiLetter PREVENCIÓN de RIESGOS LABORALES podrá conocer políticas preventivas sencillas de emprender pero muy eficaces, que le permitirán gestionar de forma adecuada accidentes laborales, riesgos psicosociales, espacios de trabajo peligrosos, desarrollo de actividades de elevado riesgo y un sinfín de situaciones. Descubra aquí como perfeccionar su política preventiva.




A %d blogueros les gusta esto: