Blog

Por primera vez a Magdalena García Soto se le concede una entrevista radiofónica para defenderse de las acusaciones de Leticia Valdés, en el caso de la supuesta violación en el Instituto San Felipe de Oaxaca.


Tras estar 17 meses encarcelada, la maestra Magdalena García Soto aprovechó la oportunidad que sólo un medio de comunicación hasta el día de hoy le ha brindado, para defender su inocencia y resaltar el escarnio público del cual ha sido objeto.
México, D.F.- De manera inédita, Magdalena García Soto cuestionó las serias acusaciones que sin pruebas objetivas y contundentes, ha venido realizando de manera sistemática e implacable Leticia Valdés, madre del menor supuestamente violado en el Instituto San Felipe en su contra, al señalarle como cómplice del delito de violación.
Acusó que su caso está siendo utilizado por otras personas con fines políticos y electorales, pues se ha dicho públicamente que el Gobernador del Estado, Ulises Ruiz le protege para evitar la justicia.
La maestra, subrayó su origen humilde. Su familia no es considerada “influyente” dentro de la ciudad de Oaxaca. No goza de relaciones con la alta sociedad y mucho menos, conoce a ningún político. Como cualquier persona común, sólo tiene el apoyo que le ha brindado su familia y amigos.
Dentro de la cárcel, continúa el ejercicio de su vocación y profesión: alfabetiza a los internos e incluso, realiza una labor social extra: enseña a hablar a español a los indígenas cuya lengua materna es el zapoteco, con la finalidad de que éstos, a pesar de estar tras las rejas, continúen superándose y que una vez en libertad, puedan reinsertarse en la sociedad más fácilmente.
Lamentablemente, todo el daño a su prestigio como persona y como profesional ya está hecho. También la maestra ha sido violentada en sus derechos humanos: ha sido degradada socialmente, se le ha negado el derecho a ser oída públicamente, pero sobre todo, recordemos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirma que: “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.”
En este caso en particular, resalta el hecho de que los medios de comunicación locales e incluso nacionales, no habían dado la oportunidad de expresarse a la única detenida en este caso. La equidad en la información hasta el momento no ha existido. Pareciera pues, que en la “Opinión Pública” el asunto es cosa juzgada y el veredicto es “Culpable” para la maestra involucrada, debido a lo sensible que resultan estos temas para la sociedad en general.
Es así, que la entrevista realizada por el reconocido periodista Ciro Gómez Leyva toma relevancia en este asunto.




A %d blogueros les gusta esto: