Blog

PREPARADOS PARA LA PRIMAVERA


Por Susan Bowerman

El cielo azul y los árboles floreciendo son signos evidentes de que la primavera está despertando. Después de un largo y frío invierno probablemente tú también notes que comienzas a despertar.

Si vas a celebrar la primavera con unos kilos de más cogidos durante el invierno, ahora puedes enmendarte y hacer que tu cuerpo recupere su forma.

Mucha gente comienza dietas y programas de ejercicios en primavera y lo hacen con razón. Las temperaturas más cálidas implican alimentos más ligeros y ropa más reveladora con la que es difícil ignorar los excesos del invierno. Así que es buen momento para una un comienzo fresco, siempre y cuando no trates de abordar el problema con demasiada agresividad. Si optas por una dieta muy restrictiva o un régimen de ejercicio que no puedas seguir, probablemente abandones pronto estos esfuerzos.

Pasar página en primavera es estupendo si optas por seguir una dieta diaria realista y por hábitos de ejercicios y por cambios que sepas que puedes cumplir. Marcarse objetivos razonables te conducirá a realizar cambios más permanentes en tu estilo de vida, lo que te ayudará a controlar tu peso con éxito durante más tiempo

Prioriza los cambios que quieras realizar en tu vida y coloca los más fáciles en primer lugar. Si, por ejemplo, no sueles desayunar, hazte la promesa de comenzar el día con una comida sana y rica en proteínas que te ayudará a mantenerte sin hambre hasta la hora del almuerzo. Intenta comer algo de queso fresco, yogurt con fruta, batidos de proteínas con leche, polvos de proteínas con fruta fresca…estos alimentos son fáciles y rápidos de preparar a primera hora de la mañana si no tienes el hábito de prepararte el desayuno.

Si por las prisas tiendes a comer cosas preparadas, comienza por empaquetar la comida un par de veces por semana. Los estudios demuestran que las cantidades de calorías que aparecen en los envases no son demasiado fiables, así que, de esta forma, controlarás más las calorías que ingieres en cada porción y, además, ahorrarás dinero.

Encontrar tiempo para hacer ejercicio siempre es un reto, pero es de vital importancia cuando pretendes controlar tu peso. Piensa cuáles son los métodos que mejor te funcionan: ¿prefieres un paseo solitario o una clase de ejercicio en grupo?, ¿tienes más tiempo durante la mañana o por la tarde? Márcate unos objetivos razonables que sepas que vas a poder lograr, por ejemplo, no digas “voy a hacer más ejercicio”, si no “ voy a caminar durante 30 minutos tres veces por semana”, o determina cuánto tempo puedes caminar cada día y mide el tiempo con un podómetro. Es muy motivador hacer una lectura de los minutos que caminas y poder ver los avances que haces a diario.

Establecer unos hábitos alimenticios diarios y seguir unas reglas simples para seguir una dieta saludable (combatir el hambre con proteínas en cada comida o en los aperitivos e incluir en ellos una gran cantidad de frutas y verduras, hidratarse con bebidas sin calorías, agua o té y limitar tu ingesta de grasas y dulces).

Céntrate más en los cambios de comportamiento que estás dispuesto a conseguir que en lo que marca la báscula. Los nuevos hábitos saludables reemplazarán a los antiguos y tu peso se equilibrará con ellos. Y cuando la próxima primavera llegue, tú ya estarás perfecta para recibirla.

* Susan Bowerman es Doctora en Medicina y Especialista en Dietética y nutrición deportiva. Además es miembro del Consejo Asesor Nutricional de Herbalife.




A %d blogueros les gusta esto: