Blog

¿Sabes cuántas clases de extintores existen?


comprar extintores

No son pocas las personas que nos interesamos en comprar extintores pero que, llegado el momento, nos damos cuenta que existen muchas clases, cada una de ellas diferente a la otra y con unas características y peculiaridades propias. ¿Sabes cuántos tipos hay? ¿Conoces el objetivo o finalidad de cada uno?

Como sabrás, cuando hablamos de extintores, nos referimos a aquellos elementos destinados a la lucha contra el fuego y contra incendios que pueden ser dominados o extinguidos en forma breve y rápidamente. La clasificación más habitual habla sobre elementos hechos a base de agua, de espuma, de dióxido de carbono, de polvos, de compuestos halogenados o de compuestos reemplazantes de los halógenos.

Con todas estas opciones, ¿quién no tendría dudas a la hora de comprar extintores? ¿Cómo sabemos cuál es el más indicado para nosotros? Vamos a intentar conocerlos todos para tener algo más de información a la hora de decidir.

Por ejemplo, los de agua funcionarán por enfriamiento en primer lugar y por sofocación después, ya que al evaporarse por las altas temperaturas, su volumen se expande en 1.671 veces, consiguiendo un desplazamiento del oxígeno y los vapores. Este tipo de apagafuegos son aptos para fuegos de clase A, es decir, con elementos que producen brasas, como la madera, plásticos o textiles.

Por su parte, los de espuma funcionarán por enfriamiento y por sofocación, ya que se genera una capa continua que consigue desplazar el aire, enfriando y atrapando el vapor y previniendo que se expanda la combustión. Se cree que estos extintores son ideales para fuegos de la clase A y B (petróleo y sus derivados).

Por su parte, los equipos de dióxido de carbono funcionarán con un gas que se encuentra a presión en el interior. Una vez que se descarga, se produce una abrupta expansión, descendiendo su temperatura hasta los -79ºC, convirtiéndose en hielo seco. Está recomendado para fuegos B y C (eléctricos y de motores).

Los de polvo estarán indicados para interrumpir cualquier tipo de reacción en cadena, actuando por sofocación, puesto que estos compuestos se funden, dando lugar a una sustancia que se adhiere a los sólidos, creando una barrera protectora. Funcionarán perfectamente en fuegos A, B y C.

Aquellos matafuegos que funcionan con reemplazantes de los halógenos conseguirán interrumpir químicamente una reacción en cadena. Son muy limpios y no dejan residuos. Se utilizan en fuegos A, B y C.

Esperemos que toda esta información sea útil para conseguir acertar con nuestra decisión a la hora de adquirir extintores y estar muchísimo más protegidos, ya sea en nuestra casa o en el trabajo.




A %d blogueros les gusta esto: