Blog

Todo Acerca del Trastorno Obsesivo Compulsivo y sus tratamientos


El trastorno obsesivo compulsivo es un problema que en la actualidad afecta a una de cada cincuenta personas en los Estados Unidos, y son el doble las personas que han experimentado los síntomas en un momento u otro. El trastorno obsesivo compulsivo es conocido como un trastorno de ansiedad psiquiátrica que se caracteriza con mayor frecuencia por el comportamiento obsesivo de un sujeto de hacer algo repetidamente. Las personas que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo se encuentran a menudo impulsadas para ejecutar ciertas prácticas y otra vez.

Las obsesiones y compulsiones que sufren los enfermos pueden diferir en gran medida, pero característicamente son ideas o impulsos que vienen a su mente una y otra vez. Incluso pueden encontrar que estas imágenes e impulsos son preocupantes, pero no son capaces de controlarlos. Por lo general, terminan sufriendo de depresión, que a menudo hace que el trastorno obsesivo compulsivo se manifieste aún peor. Así se encuentran perdidos en un ciclo desagradable del que no parece posible salir.

Los síntomas típicos: Obsesiones y compulsiones

Con el fin de entender la condición y determinar si puede estar sufriendo usted mismo de TOC, hay ciertos síntomas que usted querrá tener en cuenta. Este trastorno suele incluir ambas obsesiones y compulsiones, y puede ser extremadamente grave y requiere mucho tiempo porque la víctima tiene que repetir las cosas una y otra vez, las cosas que normalmente sólo tendrían que hacer una vez.

El lado obsesivo de este trastorno incluye pensamientos o imágenes que una persona no puede sacar de su mente. Estos pensamientos perturbadores menudo obstaculizan con otras actividades o pensamientos intencionales. Un síntoma común de trastorno obsesivo compulsivo es un constante temor por los gérmenes y la contaminación. Esta es una de las causas por las que muchas personas que sufren de este trastorno se laven las manos con frecuencia. A veces, el trastorno puede impedir a la gente salir de sus casas o ir a ciertos eventos o lugares donde sienten que muchos gérmenes pueden estar al acecho.

La parte compulsiva de este trastorno se compone de comportamientos repetitivos que la persona tiene dificultad de controlar. Así es como las personas con este trastorno intentarán gestionar los pensamientos obsesivos en su mente. Por ejemplo, si la persona se preocupa de recordar si cerró la puerta de entrada, podría volver atrás varias veces para asegurarse de que realmente lo ha hecho. Aunque el comportamiento compulsivo está destinado a aliviar los pensamientos que no se puede apagar, el comportamiento en sí a menudo se convierte en una base de ansiedad debido a la cantidad de tiempo que se gasta para hacerlo.

Estos síntomas difieren de un caso de trastorno obsesivo compulsivo a otro, pero la base tiende a ser la misma. La gravedad de estos síntomas también pueden variar en gran medida. Mientras que algunas personas sólo experimentan síntomas muy leves, otros son tan intensos que a menudo son incapaces de completar sus actividades diarias normales. El trastorno obsesivo compulsivo no es un placer, pero cuando empieza a perturbar la vida regular y su estilo de vida comienza a girar en torno al TOC, usted sabe que existe un problema y que necesita para conseguir el tratamiento para ello.

Los tratamientos adecuados

Cuando se trata de tratamiento para el desorden obsesivo compulsivo, usted tiene un buen número de alternativas. Los libros de autoayuda suelen ser muy eficaces, aunque pueden no ser la mejor manera si la ansiedad es especialmente grave o persistente.

En esta situación, hablar con su médico es el primer paso, ya que será capaz de evaluar adecuadamente su condición y hará bastante más educado sobre el tema. También pueden derivarlo a un psicólogo o psiquiatra que está más especializado en este campo. Esta persona puede trabajar uno a uno con usted y ayudarle a sentirse más cómodo con su condición y encontrar los mejores métodos para el alivio de los síntomas que se relacionan con ella.

Un tratamiento eficaz para este trastorno es la terapia de comportamiento cognitivo, que es uno de los más comúnmente recomendados. El objetivo básico de esta terapia conductual es desensibilizar al paciente y ayudar a modificar su forma de pensar, para que a su vez va a cambiar su forma de actuar. Un terapeuta trabajará con usted para reconocer sus obsesiones irracionales y ayudarle a entender que no hay nada de qué preocuparse.

Si el trastorno es más grave o particularmente persistente, a continuación, la medicación puede ser la primera cosa que su médico le recomiende. Aunque la medicación nunca debe ser considerada como una respuesta a largo plazo, hay casos en que puede ser muy útil y darle a su cuerpo la oportunidad de descansar y sanar mientras usted comienza a incorporar nuevos métodos de tratamiento.

En general, el mejor tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo es en realidad una combinación de unas pocas terapias de comportamiento cognitivo y la medicación. Después de unas semanas el medicamento comenzará a surtir efecto y logrará que se relaje. Por otra parte usted será capaz de utilizar la terapia cognitiva para ayudar a encontrar la causa de su ansiedad para que pueda hacer frente a esta causa y trabajar para encontrar una solución permanente.

Cualquier tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo que usted está considerando se debe consultar con su médico primero sólo para garantizar no sólo que es el método de tratamiento más adecuado para usted y su condición, sino también para que pueda asegurarse de que usted no va a se ponga en riesgo. También debe mantenerse en contacto con su médico después de iniciar el tratamiento para mantenerlos al tanto de su progreso y les informará si experimenta cualquier efecto desagradable.
Fuente: Comunicados de Prensa




A %d blogueros les gusta esto: