Blog

Una tecnología ideal para el mantenimiento de las jardineras


A todos nos gusta contar con decoraciones exteriores en nuestras casas o en nuestros negocios, así como en las calles de nuestras ciudades. Aunque son una alegría para la vista, hemos de ser conscientes de que su instalación implica la responsabilidad de mantenerlas limpias y en buenas condiciones. Las jardineras son uno de los elementos más llamativos y agradables, pero también necesitan una atención especial para disfrutar de ellas sin que nos causen inconvenientes. En ese sentido, impermeabilizar las jardineras es una labor necesaria para evitar problemas de humedades y pérdidas de agua. Se las debe dotar de estanqueidad y darles un acabado anti-raíces.

impermeabilizar jardinerasA la hora de impermeabilizar jardineras conviene que contemos con una empresa especializada, que lleve adelante el proceso con garantías de eficacia, durabilidad y seguridad. Troner S. L. es una empresa de Madrid que ha desarrollado un sistema único a tal efecto, con un material impermeabilizante a base de resinas reforzadas con fibra de vidrio.  Este revestimiento se fabrica y aplica ‘in situ’, y no precisa de mantenimiento, con lo cual su instalación está libre de trastornos para el cliente. Es más sencillo de lo que pudiéramos pensar, sólo tenemos que encargar una rápida instalación y despreocuparnos sabiendo que nuestras jardineras van a cumplir los estándares deseables de presencia y salubridad.

No obstante, este material especial no sólo es idóneo para impermeabilizar jardineras, sino que tiene multitud de aplicaciones que podemos aprovechar, especialmente en el ámbito de la construcción, muy necesitado de soluciones de este tipo. Se trata de una membrana que toma la forma de una capa homogénea y se adhiere completamente al soporte sobre el que se coloca. De este modo, ahorra la necesidad de juntas u otras uniones entre materiales. Al mismo tiempo provee una solución de impermeabilización universal, al evitar dificultades geométricas, adaptándose a todo tipo de formas irregulares. La membrana también es flexible, de forma que se amolda a tensiones y dilataciones, y resistente a temperaturas extremas, entre -15 y 100 ºC.

Por lo tanto, está a nuestra disposición una opción novedosa a tener muy en cuenta  a la hora de impermeabilizar jardineras o muchos otros elementos, como por ejemplo terrazas, azoteas, tejados o depósitos, e incluso superficies transitables. Un material versátil y lleno de ventajas que además está fabricado con elementos naturales y que puede ser la solución que buscábamos para llevar a cabo una labor necesaria con las mayores garantías posibles.




A %d blogueros les gusta esto: